NO! a la primera vez

¿Cuántas veces después de caer podemos levantarnos? estoy segura que serán infinitas pero cómo cuesta volver a empezar.

Cuando tratamos de generar nuevos hábitos o dejar algunos de ellos cada día libramos una guerra interna, cada segundo se siente como un minuto y los minutos se perciben como horas, el grado de ansiedad se multiplica por mil y nuestras revoluciones se encuentran alteradas. Cuando termina nuestro día de batalla sentimos que conquistamos el mundo y solo deseamos dormir porque el simple hecho de estar despiertos se traduce a seguir sintiendo esa inevitable ansiedad. La etapa más fuerte son los 21 primeros días pasado esto no debemos bajar la guardia pero ciertamente en algo nos hemos acostumbrado.

En mi caso debo librar dos batallas, la primera es un problema hormonal que me obliga a mantener un régimen de alimentación y ejercicio muy estricto y mi segunda batalla es combatir la adicción al cigarrillo ya que más allá de sus efectos nocivos, perjudica sustancialmente a mi condición hormonal, no es fácil combinarlas, cada lucha me entorpece a la otra:

  1. el dejar de fumar me provoca comer algo, suplir esta acción llevándome otra cosa a la boca.
  2. el comer – por dieta que sea – me despierta esa sensación de necesitar el cigarro como bajativo.

El hacer las dos cosas o dejarlas de hacer me provoca una ansiedad incontrolable y hasta aprender a lidiar con eso atravieso fases de depresión o me muestro con un carácter impaciente, susceptible o agresivo.

Logré llegar a los 5 meses de manera impecable, para mí es básico tener mucho orden en esta etapa de en mi vida, es decir, planificar mi día desde el segundo en que abro los ojos hasta que los cierro, en esta fase no puedo dar paso a la espontaneidad, necesito seguir las reglas que me tracé para el día e ir poniendo un check a cada una de ellas; es rígido, lo sé, pero necesito tener control absoluto sobre mí para poder contender mis batallas. Si se me presenta algo que no lo tenía previsto y altera lo demás de manera trascendente puedo colapsar y dar paso a esos demonios. Esto no es siempre, de hecho soy una persona a la que le gusta mucho improvisar y sorprender incluso a mi misma, soy bastante espontanea y disfruto de la simplicidad de la vida pero cuando estoy batallando debo ser muy cautelosa y eso me ha funcionado. También busco hobbies o estoy muy pendiente de mis seres queridos, el ocuparme de ellos me ayuda a mantener mis combates al límite, esta rigidez va bajando al pasar del tiempo puesto que me voy acostumbrando cada vez más a mi nuevo modo de vida, mi seguridad esta por los cielos, me siento mejor y más activa. El problema empieza cuando siento que lo tengo bajo control y llega la palabra, el pensamiento y la decisión equívoca: “SOLO UNA VEZ “

La primera vez que me salí de la dieta dio paso a que mi mente diga si no pasó nada la primera vez tampoco sucederá en la segunda y así con la tercera, la cuarta, la quinta hasta que dejé de contarlas, tan solo sentí que seguía en dieta con uno que otro pecado pero no me percaté que había revertido todo el trabajo logrado en 5 meses.

Lo mismo sucedió con el cigarrillo, el día que llegué a los 4 meses de abstinencia – suena feo esa palabra pero es la correcta – se me presentó una situación que me generó mucha ansiedad y recaí, al día siguiente mi mente lo volvió a decir “SOLO UNA VEZ” y sí, fume una vez más y dejé de hacerlo por un mes, creí que lo tenía controlado y al momento así fue pues no caí en eso hasta que cumplí los 5 meses y se me presentó una segunda situación de ansiedad y dije las palabras mágicas, solo que esta vez no dio paso a dos ni tres veces, casi me terminé media cajetilla en dos días, que eso es nada a comparación de cuando fumaba habitualmente ya que llegaba a un poco menos de una cajetilla diaria, pero aun así es una cantidad inconcebible. Recaí y pudo ser uno o cien, el hecho es que recaí.

Soy consciente del peso de las palabras, debo cuidarme en no permitir el “SOLO UNA VEZ”no me resta más que aceptar mis limitaciones, volver a ser cauta y empezar de nuevo, me entristece profundamente porque sentía orgullo de ver lo que construí, lo comparo como una TORRE DE NAIPES que se desmoronó, la torre simboliza lo que logré y cada una de las cartas perfectamente ubicadas representan a cada uno de los días  que superé.

Sé que lo lograré nuevamente, esto me sirvió para conocer mis limites y la próxima vez en que ose decir “SOLO UNA VEZ” recordaré cuanto cuesta volver a poner el cronómetro en cero y armar la torre que he derrumbado.

14 thoughts on “NO! a la primera vez

  1. Me ha gustado tu artículo: No a la primera vez y si te puede servir de algo en tu lucha con tus propios demonios, te voy a contar lo que yo hice para lograrlo. Un día me dije: Esto de fumar es una soberana estupidez, no le encuentro el sentido a hacer algo que me hace sentir mal, total que compré un cartón de Marlboro y luego se lo regalé a un fumador convencido diciéndole que hasta ahí llegaba yo con el cigarrillo y que no se le ocurriera siquiera ofrecerme uno porque dejaba de ser mi amigo y eso fue todo, llevo 18 años sin que sienta siquiera el deseo de darle una calada a uno de esos demonios llamados cigarrillos. Suerte en tus propósitos.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s