Amor de telenovela

En ciertas relaciones he observado que una de las partes les gusta vivir en una telenovela con el drama como protagonista, tienen las riendas de una situación en sus manos pero deciden enredarse y victimizarse, entiendo que hay ocasiones en que tomar una resolución es más complicado que en otras y ciertamente es por lo que se expone pero se supone que si estás convencido de lo que deseas la expectativa de lo que vas a ganar es mucho más amplia que el temor de lo que vas a arriesgar. 

Esas personas viven en un constante alardeo de lo compleja que es su situación y se victimizan ante el mundo, pero no caen en cuenta que se han convertido en los victimarios de la relación porque en lugar de enfrentar y seguir el camino que su decisión los ha arrojado siguen causando un eco de lamentos y el drama que debió cortarse con prudencia se convierte en la mejor de las telenovelas y eso ocasiona un desequilibrio no solo en esas personas sino también en la de las implicadas.

Estos dramaturgos sustentan el porqué no pueden vivir sin esa persona sin embargo esa es la decisión que tomaron justificada en el “no poder” pero bien sabemos que el que quiere realmente puede y lucha por obtenerlo, se escudan en frases como “ojalá algún Día, si se encuentra en los planes de Dios”, pues creo que Dios si tiene planes para cada uno de nosotros y por eso nos ha puesto en la vida de las personas solo que nos ha dado el libre albedrío de decidir quien se queda y quien se va de ella. Ese “quizás algún día” significa dejar a esa persona como una opción secundaria, un as bajo la manga para cuando venga el aburrimiento del camino que decidieron. De pronto pienso que es bueno ser objetivo y dejar de ver los grises, es blanco o es negro.

Entrar en el juego de la telenovela es entrar en un laberinto tóxico que no hace bien, genera intranquilidad y mucha inestabilidad en la vida de las dos personas, creo que si en algún momento decidieron tener un relación madura, con la misma madurez se debe decidir y emprender ese camino y no quedarse dramatizando con un ¿qué hubiera pasado si?, no sirve de nada más que para dañar y enloquecer a quienes viven esta situación; si tienen que irse ¡váyanse ya! pero no se queden interfiriendo con el proceso de sanación y emprendimiento de la otra persona, no saben el mal que pueden causar.

4 thoughts on “Amor de telenovela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s