Cuando la Musa se muda

Después de haber experimentado una caída emocional muy grande en donde abandoné mi tratamiento hormonal por completo, recaí en mis hábitos del cigarrillo, pasaba días trabajando pero sin poder concentrarme del todo, acechada por todos los temores que un ser humano puede albergar, por todas las emociones y sensaciones que generaban una ansiedad interminable, decidí que esta lucha no podría vencerla sola.

Es demasiado duro batallar diariamente con un sentimiento de ausencia, de vacío en el alma, de saber en dónde estás pero sentirte perdida, de estar con la gente que amas pero apreciar que no encajas, al menos no de momento, así que decidí visitar a un psiquiatra, idea patrocinada por una de mis mejores amigas a quien siempre yo he tenido que levantar y es por ella que fui. Como preámbulo, se trata de una amiga a quien yo siempre protegí porque en muchos momentos se ha salido del camino correcto y pensé – cómo es posible que alguien a quien yo siempre debí cuidar y de cierta forma encarrilar me dijera que necesito ayuda profesional porque lo que estoy viviendo no es normal, no soy yo y ni siquiera me parezco a quien solía ser – ni modo era mi llamado de atención y me impactó que viniera de ese mensajero, sin duda tenía que hacerlo, las señales eran claras.

Llevo casi un mes de tratamiento, no sé si ya estoy más estable, me quedan 2 años de tratamiento por depresión pero puedo asegurar que duermo mejor y que voy recuperando un orden que antes en mi vida era primordial y dejó de serlo, he retomado mi tratamiento hormonal y espero ser estricta con eso, tengo ilusión de poder abandonar en algún momento el cigarro, me siento un poco más tranquila aunque no menos ansiosa pero “pasos de bebe”. Espero que éste tratamiento me ayude a conectarme conmigo misma y retomar hobbies que tanto me gustan por ejemplo pintar, leer o escribir en mi blog que ya hace rato no lo hacía, simplemente se me fueron las ganas, se mudó la musa de inspiración que por cierto espero que vaya apareciendo de a poco pero pronto, hoy por ejemplo no se me ocurría sobre qué escribir pero me nacieron las ganas y eso es bueno así que decidí relatar el momento en el que me encuentro y el porqué de no haber escrito todo este tiempo.

No importa cuántas veces te caigas, lo importante es reconocer que caíste y levantarte, con o sin ayuda.

4 thoughts on “Cuando la Musa se muda

  1. Las batallas personales, las nuestras, de la que sólo nosotros dependemos o podemos luchar, son las más desgastantes hasta puntos desesperantes, pero también son las que más llenan. Tiempo al tiempo y fuerza, después de pasar esto, estarás con la certeza que más que nunca sos la mejor versión para que los que querés y amas, pero ante todo, serás la mejor versión que vos te mereces.

    Fuerzas y saludos.

    Le gusta a 3 personas

  2. Hola,
    Me alegra mucho saber que estás luchando. Eso es la vida: una lucha. El día que dejas de pelear entonces ya no hay esperanza. Pelea. Si caes o recaes, no importa, pelea, levanta la cabeza. Escribe! No dejes tu blog! Saca provecho de esta dificultad y cuenta al mundo tu expeciencia y de ella podrá salir un gran libro llamado: De cómo vencí la ansiedad. Me apunto para ser coautor en caso de que necesites alguna ayuda, o simplemente para revisar tus escritos. Cuénta tu día a día, las recomendaciones de tú psicólogo, tus crisis… Haz de tu blog tu catarsis y un día me lo agradecerás!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s